Cerro San Miguel.jpg

Viaja a Atlixco y adéntrate a un lugar lleno de colores

ESCRITO POR ERIKA O. - ROTAMUNDOS. 19 DE OCTUBRE DE 2020

TIEMPO
DE LECTURA:
6 MIN.

Bendecidos con un clima envidiable y con tierra fértil, se dice que Atlixco es el lugar donde abundan las flores, las plantas y los árboles. Caminar por sus calles es adentrarse a un mundo de colores, disfrutar ricos aromas y aventurarse en sus cerros para apreciar la vista de toda la ciudad que siempre está acompañada del imponente volcán Popocatépetl.

Historia:

En el año de 1100, el Valle de Atlixco que se conocía como “Quauhquechollan”, “Lugar del águila Quecholli” - en náhuatl -, fue hogar de diversas civilizaciones como los chichimecas y xicalancas. Más tarde, recibió otros nombres: Acapetlahuacan, “Lugar de división del señorío” y por fin, Atlixco que significa: “Agua en el valle o en la superficie del suelo”. En el año de 1988 recibió el título de Heroica ciudad de Atlixco, debido a su importante apoyo al ejército nacional en un evento histórico que tuvo lugar el 4 de mayo, un día antes de la batalla del 5 de mayo.

Debido a su ubicación geográfica, cuenta con tierras fértiles y es favorecido con un clima agradable todo el año, hecho que llamó la atención de los Españoles que decidieron convertirlo en su granero a principios del siglo XVII. En ese entonces, se inició la migración de los religiosos que empezaron las construcciones de sus conventos e iglesias.

El municipio entró al programa de Pueblos Mágicos en 2015.

Leyenda:

Las Brujas de Atlixco:

Cuenta la leyenda que con la llegada de la noche, las brujas de Atlixco se quitaban las piernas, las acomodaban junto a un fogón, se ponían patas de guajolotes, se arreglaban y se subían a sus escobas hechas de ramas secas en dirección al cerro de San Miguel donde se juntaban. Estando ahí, se convertían en bolas de fuego y deambulaban por las calles a buscar hombres borrachos o enamoradizos para quitarles la vida o bebés recién nacidos para chuparles la sangre de sus cuellos o pies dejándolos casi muertos. Nadie se salía de su casa después de las ocho de la noche por miedo de toparse con las brujas.

La gente empezó a decir que en medio de la noche, escuchaba pasos de un ave sobre su tejado y al siguiente día, el bebé o el niño de la casa estaba muerto o casi muerto.

Cuando el chisme se hizo más grande, las mujeres de ahí empezaron a proteger sus casas con amuletos como cruces de ocote en la entrada y trampas para ahuyentarlas; después de acostar a los niños, ponían debajo de su almohada unas tijeras en forma de cruz, una jícara ancha con agua debajo de la cama y un espejo en la cabecera, porque si se ven en ellos, las brujas se vuelven locas y ya no se acuerdan dónde dejaron sus piernas. Para proteger a los bebés, las mamás los bautizaban tan pronto nacían y les ponían una pulsera roja con ojo de venado; todo para evitar que las brujas se acercaran a sus hijos.

Hoy, aún hay relatos de personas que dicen ver las bolas de fuego cerca del cerro de San Miguel.


¿Qué visitar?

El Zócalo de Atlixco:

Al llegar a Atlixco, date un paseo por el zócalo; una plaza de estilo arabesco con un quiosco de dos pisos donde podrás disfrutar un buen café. Cerca de ahí, encontrarás los Portales Morelos e Hidalgo y también el Palacio Municipal.

Pinacoteca del Hospital San Juan de Dios:

El hospital que empezó a funcionar en 1851 es un edificio de dos plantas con la típica arquitectura colonial española y cuenta con una pinacoteca en la que se exhiben cuadros que retratan la vida de San Juan de Dios.

El cerro de San Miguel:

El cerro cuenta con miradores desde los cuales podrás obtener una vista increíble de toda la ciudad. En la cima del cerro se encuentra la Capilla de San Miguel Arcángel, construida en el siglo XVIII.

Para los atrevidos: al pie de la capilla hay un columpio al infinito colgado de dos árboles.

Los Viveros de Atlixco:

A menos de 10 minutos del Zócalo de Atlixco está la zona de viveros. Ahí, podrás encontrar una gran variedad de plantas, flores, árboles, cactáceas y suculentas, de las más sencillas hasta las más raras.

Atlimeyaya, el paraíso de las truchas:

Granja piscícola dedicada a criar truchas arcoíris, utilizando agua de deshielos del volcán Popocatépetl. Permite recorridos por toda la granja y ofrece restaurantes con la especialidad del local.

Los balneários:

Atlixco cuenta con una gran cantidad de balnearios para que puedas aprovechar los días calurosos, algunos de ellos son: Parque Ayoa, Las Palmas, Axocopan y Parque Acuático Villa Krystal Green.

Otros lugares que vale la pena visitar:

  • Ex Convento e Iglesia de La Merced;
  • Ex Convento e Iglesia de San Agustín;
  • Ex Convento e Iglesia del Carmen;
  • La Iglesia de la Soledad;
  • Convento de San Francisco;
  • Iglesia de Santa María de La Natividad.


Festividades/ Actividades Culturales:

El Festival Huey Atlixcáyotl:

También conocido como Fiesta Grande de Atlixco, el evento que se celebra desde 1965 reúne las 11 delegaciones de las regiones culturales de Puebla. Considerado el evento más importante de la región, su objetivo es prestarle honores a Quetzalcóatl. Cuenta con mucha danza folklórica, exposiciones, concursos florales, muestra artesanal y música de banda.
El evento se realiza en la última semana de septiembre, dura una semana y tiene como evento telonero el festival de Atlixcayotontli que cuenta con bailarines de tres regiones específicas de Puebla: la Región del Valle, la Región de La Tierra Caliente y la Región de los Volcanes.

El desfile de Calaveras:

Desde el 28 de octubre, la explanada del Palacio Nacional se tapiza con más de 150 mil flores que le dan forma al tapete monumental para el día de todos los santos.

El 2 de noviembre, es cuando se realiza el Desfile de Calaveras donde centenas de personas se presentan disfrazadas. Los Atlixquenses aseguran que en esa época los espíritus se hacían presentes en el cerro de San Miguel.

La Villa Iluminada:

En época navideña, de finales de noviembre hasta la primera semana de enero, las calles del centro de Atlixco se llenan de luces que adornan los edificios y resaltan su color y belleza. Empieza en la calle Hidalgo y termina en el Parque Revolución.

El evento también incluye muestras artísticas, culturales y feria artesanal.


Recomendaciones Viajeros Rotamundos:

  • Si sales de la Ciudad de México, puedes tomar un autobús desde la terminal TAPO y llegar a Puebla, en la terminal CAPU.
    De ahí, puedes tomar un otro camión que te lleva directamente a Atlixco; el trayecto tiene una duración máxima de 2 horas en servicio directo.
    De la CAPU a Atlixco, el trayecto dura más o menos 45 minutos.
    Si vas en transporte propio, utilizando tu GPS llegas en más o menos en horas y media. Puedes encontrar la mejor ruta haciendo clic aquí.
  • Las calles de Atlixco son de piedra y para entrar a las callecitas, muchas veces es necesario subir por atajos, así que, te recomendamos usar ropa y zapatos cómodos, adecuados para una caminata en terreno irregular.
  • Al adentrarte a los pueblitos o subir al cerro, pasarás por casas de personas, por lo que, sugerimos respetar el entorno y a la gente.
  • El columpio ubicado en la cima del cerro debe ser utilizado con mucha precaución para evitar accidentes. Si viajas con niños, asegúrate de tenerlos supervisados constantemente.
  • En Rotamundos estamos creando una comunidad de viajeros conscientes con el medio ambiente y comprometidos a cuidar los lugares que visitamos. Te invitamos a que te unas a esta causa y que seas tú también un viajero consciente Rotamundos.


Ubicación:

Atlixco se encuentra a 40 min de Puebla; 2 h de Cuernavaca y 2 h30 min de la CDMX.


Rotamundos está presente en Atlixco y ofrece a los visitantes espacios de hospedaje llenos de historia, que son parte de la cultura local y que hacen que cada viaje sea único e inolvidable.

Hotel Luna Canela Culture Boutique By Rotamundos