Descubre tu siguiente aventura
Dónde
Selecciona un destino
Entrada y Salida
Selecciona una fecha de entrada
Selecciona una fecha de salida
Con Quién
Habitación 1
Adultos
Menores

El Camino de Moctezuma


“Sigue los pasos de los grandes emperadores y conquistadores del imperio Azteca”


Pocos años después de que los españoles llegaron por primera vez a México con el descubrimiento de América, los Mexicas o Aztecas eran uno de los pueblos más poderosos de Mesoamérica, y su Huey Tlatoani o gran gobernante era Moctezuma Xocoyotzin, quien, con el objetivo de estructurar sus dominios, organizó el imperio en distintas provincias con una sólida administración central y un organizado sistema tributario. Para ello, disponía de eficaces caminos por donde transitaban el comercio, los líderes religiosos, los militares, lo que incentivó fuertemente el intercambio y los viajes, dando pie a algunas de las primeras muestras de la actividad turística en México.


Los caminos del imperio de Moctezuma en algunos tramos tenían hasta ocho metros de ancho y eran frecuentemente transitados por viajeros, mercaderes y mensajeros, quienes en buena medida se trasladaban a pie hasta sus respectivos destinos, con la carga sobre su espalda. Cuando los conquistadores conocieron estos caminos se vieron impresionados, y al describirlos, Cortés alguna vez dijo “Entré por una calzada que va dos leguas por medio de esta dicha laguna, hasta llegar a la gran ciudad de Tenochtitlán que está fundada en el medio de dicha laguna: la cual es tan ancha como dos lanzas y muy obrada; tanto, que pueden ir por ella ocho caballos a la par”


Actualmente, en honor a la historia y el legado de los caminos de Moctezuma, así como la leyenda que contaba cómo los painanis o mensajeros del Emperador Azteca corrían desde Veracruz para llevar pescado fresco al Emperador hasta la gran Tenochtitlan, muchos viajeros recorren el mismo trayecto, visitando algunos de los puntos turísticos más importantes en el camino y reviviendo las emociones que surgen al seguir las huellas de los ancestros de los mexicanos.

Esta ruta, que tradicionalmente se hace a pie o en bicicleta, dedicándole aproximadamente de 10 a 15 días de recorrido a pie o de dos a cinco días en bicicleta, permite que los viajeros conozcan algunos de los puntos más importantes a lo largo de la ruta. Y Rotamundos ha preparado para ti diferentes opciones de hospedaje y experiencias para que puedas recorrer la ruta encontrando siempre un lugar seguro a dónde llegar, así como hacerlo de la manera más cómoda.


Te recomendamos que al mapa de destinos de Rotamundos y navega para descubrir los puntos que recorre el Camino de Moctezuma. De manera que puedas elegir los lugares que más te llamen la atención para hospedarte en el camino. Hecho esto, en nuestra página web podrás tener increíbles descuentos exclusivos para nuestra comunidad a la hora de reservar tu alojamiento, y podrás elegir entre diversas alternativas únicas para hospedarte. Así que elige el lugar que mejor se adapte a tus gustos y necesidades en tu destino. Aprovecha que te ofrecemos distintas formas de pago para hacer más sencilla tu reservación y más placentero tu viaje.


Ademas, puedes apuntarte a vivir experiencias únicas, atrevidas, diferentes o que te permitirán crear recuerdos para toda la vida, por eso en la sección de Experiencias Rotamundos podrás encontrar y reservar a precios especiales las mejores actividades de cada destino, con el respaldo de nuestra comunidad y la confianza de que cuentas con nosotros para facilitar tu planeación, así te puedes enfocar en disfrutar de tu viaje.


Recuerda que ahora eres un Rotamundos y que nuestra filosofía es de respeto a la naturaleza, a la cultura y a los lugares que visitamos, así que procura empacar artículos biodegradables o amigables con el medio ambiente, lleva contigo una botella reutilizable para tomar agua. Durante tu viaje elige siempre medios de transporte lo más amigables con el medio ambiente que puedas, evita generar basura, y cuando lo hagas llévala contigo hasta un contenedor, de preferencia separándola. También procura consumir productos hechos con materiales locales y que beneficien a las familias de la localidad, optando siempre por el comercio justo. Y finalmente, recuerda que cada lugar tiene sus propias costumbres, tradiciones y cultura, así que disfruta los contrastes culturales y respeta las diferencias, ya que las personas locales son nuestros anfitriones y hay que ser buenos invitados. En resumen, dejemos las cosas mejor que como las encontramos para preservarlas y poderlas volver a disfrutar.



¡Buen viaje!